de mi pobre dios cartesiano.

Publicado: 15 febrero, 2016 en Todas las que tengo que ordenar

… te quiero,
te quiero lastimosamente y con las arrebatadas pasiones de mi mente dualista e inconsistente.
pero me ha gustado pensar que te quiero, con aspiraciones a amarte.
Amor del de adeveras, y que así como se escribe desde formas coloquiales… todavía no se tiene el placer de conocerle.
-que no se si eso se sienta, o se mida siquiera en otros canales que no sean de percepciones-
Amor pues; en ese, que así me lleve una vida, y que un día no te encuentre entre sus rojas manos
… O se desate el recuerdo éste, en el verde de una planta o en los mil ojos de una araña; en penumbras y tiempos de guerra y solo me quede mirar el cielo y con un eterno golpe de suerte, haber trascendido.

Por eso que nadie sea de nadie! y entonces serlo todo y fluir con el resto de todas las cosas…

que un día los títulos, la materia y los lenguajes, carezcan por completo de sentido; entonces tal vez ese día,

el más solo,

sea el secreto -menos oculto- para alcanzar la plenitud.

 

¿como sería, pues, amarlo todo?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s